Juzgados de Utrera: la ceguera permanente

La congestión generalizada de los juzgados de Utrera, desde hace lustros, es pública, notoria, lacerante, vergonzosa, conocida por todas las instancias, y por sabida, ignorada, siendo ya crónica su diagnosis, e incurable su tratamiento.

Aludir a tu procedencia en cualquier sala de justicia allende las fronteras de la “patria” de los Hermanos Álvarez Quintero, es sentirte herido en tu orgullo cuando la jocosa realidad es evocada, la pregunta cae por su propio peso: ¿cómo van los juzgados?, y la respuesta alumbra inevitable: igual, ……….. o peor.

Van más de tres lustros que se viene denunciando, desde todos los sectores, el caos, la ausencia de derechos fundamentales, las carencias, resolviéndose, la mar de las veces con la visita de alguien, la foto de rigor, y la noticia periodística que acalla temporalmente las conciencias de algunos y las inquietudes de muchos, y, en definitiva: faena de aliño, limpia y aseada, y sin riesgo alguno para el diestro, que ya volverá a esta plaza. El resto con el silencio de los corderos.

Hay incluso quienes acostumbran, ya que el Calzas Anchas pasa por Utrera, y tras la visita y foto, el traslado es obligatorio a los Templos del gusto y del sabor que son las confiterías de esta Ciudad, de las que tienen a bien llevarse algún picoteo que perjudica innoblemente a las glucemias particulares.

La vergüenza va por barrios, y los que la tenemos, nos vemos afectados cada vez que surge el tema, los que no la tienen, ignoro su sentimiento, y tampoco tengo interés por saber nada de dichos ciudadanos.

Cuando se disponen de datos, así como de libertad de pensamiento, puede hablarse con propiedad, a pesar de que algún negligente sabiondo, procurará salir a la palestra, buscar el aplauso y apagar el conato de incendio.

Los datos cantan, siendo los siguientes los resultados estadísticos de los 4 órganos jurisdiccionales de Utrera, en las últimas tres anualidades, referidos a asuntos registrados:

Asuntos Civiles

Asuntos Penales

Total

2015

4.377

11.239

15.616

2016

4.202

5.941

10.143

2017

3.865

6.061

9.926

A los anteriores datos, hay que añadir los asuntos no resueltos del año anterior (en 2016 había 5629 asuntos sin resolver), y los expedientes que puedan ir arrastrando de otras anualidades.

La ratio (asuntos a resolver) de estos juzgados utreranos, gira en torno a los 300 asuntos civiles/año y 300 penales/año: basta una simple ojeada, para comprobar y concluir, sin necesidad de aplausos, ni formación en Oxford.

En la actualidad, el ámbito geográfico al que extiende su jurisdicción el Partido Judicial, abarca a las poblaciones de Utrera, Los Palacios y Villafranca, El Coronil y Los Molares, con 99.172 habitantes, según la Junta de Andalucía en 2016, a lo que unir la población flotante (39 núcleos de población en sus límites).

A la vista de los datos expuestos, hay 24.793 habitantes por juzgado en Utrera (cuenta con 4); ello contrasta con lugares donde se han creado nuevos juzgados recientemente, según criterios de la Junta de Andalucía, así Lora del Río con 20.112 habitantes para cada uno de sus 4 juzgados, ó Sanlúcar la Mayor que cuenta con 22.900 justiciables para cada uno de sus 5 órganos jurisdiccionales. En Dos Hermanas, hay 7 juzgados para cada 18.836 ciudadanos de su partido judicial (¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ole las agallas de Toscano¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡).

En otras provincias andaluzas hay datos que dicen bien poco de los responsables administrativos:

Ayamonte, 15.355 habitantes por cada uno de sus 6 juzgados.

La Palma del Cdo., 18.772 habitantes por cada uno de sus 4 juzgados.

Roquetas de Mar, 15.327 habitantes por cada uno de sus 6 juzgados.

Estepona, 12.461 habitantes por cada uno de sus 7 juzgados.

Chiclana de la Fra., 22.431 habitantes por cada uno de sus 6 juzgados.

Sanlúcar de Bda., 18.754 habitantes por cada uno de sus 5 juzgados,

Utrera, 24.793 habitantes por cada uno de sus 4 juzgados? ¿Porqué?.

Los datos anteriores, han sido obtenidos en la red, y proceden de la memoria que el pasado 2017, publicó el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, y a ellos me remito a efectos probatorios, esencialmente, para los/as cretinos/as que ni ven las carencias y evidencias que se denuncian, ni aparentan interés alguno.

Tras esta presentación numérica, el aumento poblacional del Partido Judicial, el crecimiento de la litigiosidad, la nueva adscripción de conocimiento de asuntos, con el mismo número de órganos jurisdiccionales, y la misma plantilla de personal de siempre, abocan de forma permanente a la denuncia por parte de Funcionarios y Profesionales del Derecho, de un más que definitivo colapso de los órganos judiciales ante la imposibilidad de atender la demanda ciudadana de Justicia.

Los Colegios Profesionales, Sindicatos, Audiencia Provincial de Sevilla, Fiscalía de la misma, Tribunal Superior de Justicia, o el propio Consejo General del Poder Judicial, son perfectos conocedores de la triste, cansina y reiterada realidad denunciada.

Ha sido el TSJA, según se desprende de la Memoria anual de actividades y funcionamiento del citado Tribunal correspondiente al año 2009 (igual que en 2008), quien viene reiterando la voz de alarma sobre la Administración de Justicia en nuestra Ciudad, calificando a los tres órganos históricos (el nº 4 empezó a funcionar el pasado 1 de enero de 2010), como sedes judiciales “conflictivas”.

Pese a las persistentes intimaciones históricas de todos los sectores implicados, Funcionarios, Procuradores, Abogados, Jueces, Fiscales, Secretarios, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Ciudadanía en general y Ayuntamiento de Utrera, no se ha atendido la necesidad demandada.

La actual situación de colapso, atrasos injustificados, déficits funcionariales, falta de continuidad personal, determina que “no exista Justicia en Utrera”, las denuncias han llegado de forma abierta a todas las instancias, ya que son habituales las demoras, dilaciones indebidas, la inexistente celeridad judicial, estamos ante la Quiebra más que Fraudulenta del Estado de Derecho en éste marco geográfico, no obstante la denuncia persistente, los análisis verificados y soluciones propuestas; ante la pasividad y falta de soluciones, dejación de funciones??????.

El derecho a un juicio equitativo o con todas las garantías, se haya recogido en diversos instrumentos internacionales de derechos humanos, siendo los más importantes la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 (art. 10 y 11), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966 (art. 14), la Convención de Derechos de la Infancia de 1989 (art. 40) y el Convenio Europeo de Derechos Humanos de 1950 (art. 6). En la Constitución española de 1978 se encuentra en el art. 24. ¿Y a quién le importa?.

Es evidente que la Dignidad humana de muchos justiciables del Partido Judicial de Utrera, y de fuera del mismo que acuden a su Administración de Justicia, se está viendo afectada, de largo, con la lamentable, bananera y tercermundista situación de sus Juzgados.

No hay peor ceguera que la del que no quiere ver.

¿Debemos tolerar esta situación, o resignarnos a criterios oligarcas y desfasados, que no respetan derechos fundamentales?

Anexo

La Memoria Anual de actividades y funcionamiento del TSJ-Andalucía de 2017, nos ha sorprendido con la iniciativa-propuesta de creación de un nuevo órgano jurisdiccional para el partido judicial de Utrera (el nº 5), noticia, no por deseada, alentadora para los que nos dedicamos a esta Noble, Señera y Esencial Profesión de la Abogacía, y aún más importante para los que de una u otra forma, utilizan o pueden necesitar la intervención jurisdiccional.

Ojalá recuperemos la Justicia en el partido judicial de Utrera, sin perdernos en polémicas, políticas y políticos, pues, la ciudadanía y el Estado de Derecho así lo imponen.

¡Sea el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 5 de Utrera una pronta realidad!

Author: José Rojas Duran

Compartir esta Publicación en

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *