Si tienes un juicio en otra localidad, no vayas con el cliente en el mismo coche

Recientemente, un compañero me contaba la desagradable experiencia que vivió al tener que regresar en coche acompañado de su cliente tras la celebración de un juicio en una localidad distinta a la de ambos. Al parecer, la vista salió bastante mal y el camino de regreso se hizo verdaderamente insoportable. Dicha experiencia llamó mi atención, pues hace años viví una muy similar con un cliente, y me parece interesante compartirla con vosotros, pues creo que de la misma puede extraerse una importante enseñanza profesional.

El caso es que mi cliente y yo nos pusimos de acuerdo en ir juntos en su coche, decisión nada extraña pues así íbamos cerrado los últimos flecos y, además, poco sentido tenía viajar en dos vehículos diferentes. El caso es que, tras un viaje muy bien aprovechado, entramos en la sala en la que mi cliente se enfrentaría a una acusación grave que podría conllevar pena de privación de libertad.

Tras rechazar alcanzar acuerdo alguno (cosa que no le gustó a la jueza a tenor de su expresivo lenguaje verbal y no verbal), comenzaron los interrogatorios, dándose la circunstancia que la permisividad que tuvo aquélla con el fiscal a la hora de realizar las preguntas, contrastó con la rigurosidad que se aplicó al declarar la impertinencia de gran parte de las que yo iba realizando, mostrando una actitud muy hostil, aunque siempre con respeto, hacía mi cliente, quien a la hora de responder fue reconvenido en varias ocasiones.

El caso es que, un juicio que lo llevábamos muy bien preparado y con grandes esperanzas de obtener la absolución, se trastocó desde el principio de la vista en otro, en el que la ominosa sensación de una condena final era algo más que perceptible (creo que algún compañero se sentirá identificado con esta situación). Ni que decir tiene que la tensión mostrada en la declaración de mi cliente tuvo su oportuna continuidad en el resto de los trámites (testificales e informe oral), quedando, al concluirse el acto, una extraña sensación de que todo se había ido por la borda.

Al regresar a Sevilla, el habitáculo del coche parecía un polvorín a punto de estallar; ambos, en silencio, rumiábamos la misma idea desde dos perspectivas distintas; uno, anticipando su desgracia y probablemente la mala defensa que había realizado su acompañante; el otro, o sea, yo, iracundo por el desarrollo del juicio y con esa sensación de malestar por no haber tenido éxito en la defensa de mí también acompañante.

Al cabo empezamos a hablar y la conversación se tornó triste, desanimada, en ocasiones arisca, pues en el aire flotaba la probable condena y el juicio que mi cliente estaba haciendo sobre aspectos de la defensa (a mi juicio secundarios) en los que éste encontraba salidas para justificar lo que quizás debió hacerse (ya sabéis, los juicios los pierde el abogado y los gana el cliente). Para colmo, tuve que responder a preguntas sobre aspectos penitenciarios (tal era su seguridad en la eventual condena), siendo además un tema que dominaba escasamente.

Una experiencia lamentable, vaya.

La enseñanza de todo lo anterior reside en que, aunque sea lógico y normal que abogado y cliente puedan compartir el vehículo para asistir a una actuación profesional (otorgamiento de escrituras, negociaciones, etc…), en los casos en que esta consista en un juicio, creo conveniente eludir dicha opción, pues de no salir las cosas como se esperan (lo cual es una posibilidad como otra cualquiera), vamos a sufrir una situación incómoda y desagradable en compañía del cliente. Si ya tenemos bastante con la tensión que vivimos tras las horas siguientes al juicio (y ya sabéis a lo que me refiero), añadir a aquélla la carga de vivir la frustración del principal protagonista, son ganas de flagelarnos aún más. Por ello, la mejor solución es, cuando se suscite el tema de ir juntos, explicar al cliente que es mejor que nos encontremos en el juzgado a la hora indicada (aquí que cada uno emplee la estrategia que considere más oportuna).

En cuanto al juicio, como era de esperar concluyó con condena a una pena de dos años de privación de libertad, si bien, tras la oportuna apelación, la Audiencia Provincial dictó sentencia absolviendo a mi cliente; una noticia extraordinaria, sí, pero que no borró de mi memoria el mal trago que pasé durante aquellos …tantos kilómetros que recorrimos juntos.

Así que ya sabes, si tienes un juicio en otra localidad no vayas con el cliente en el mismo coche.

Óscar Fernandez Leon

Author: Óscar Fernandez Leon

Compartir esta Publicación en

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *