Seleccionar página

Genio y figura

Genio y figura

Enrique Álvarez tenía una pluma, una cuchara de palo y un pincel

Su poesía y su prosa eran directas, sin ambages y profundas

Sus guisos tenían la sabiduría de la tradición castiza

Y sus cuadros una fuerza ingenua como de niño viejo.

 

Enrique Álvarez tenía un carácter de mil demonios

Una humanidad tierna y cristiana

El carácter duro, la lengua afilada

Y un pronto consejo de padre bueno.

 

Enrique Álvarez era persona

Generoso, desinteresado y alegre

Pronto a la crítica mordaz, al debate agrio

Y siempre presto a la compresión.

 

Enrique Álvarez tenía un chiste y una anécdota

Un humor refinado, sin concesión a lo fácil

Trabajador hasta la obsesión

Y sabedor de los placeres de la vida.

 

Enrique Álvarez fue Abogado de raza

Orgulloso de la Profesión

Sin complacencias con nada ni con nadie

Y aún así, considerado en el Foro

 

Enrique Álvarez tenía una pena

Apenas traslúcida para los cercanos

La muerte de su Lola lo quebró,

Con dignidad la aceptó, vivió y con ello murió.

 

Descanse en paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *