Eloísa López Gómez, viuda del abogado José Luis García-Junco García y farmacéutica ejemplar

Todo el barrio sevillano del “Porvenir” ha sentido la muerte de la señora doña Eloísa López Gómez, la farmacéutica tan querida que, durante tantos años ejerció en aquel lugar, dando consejos farmacéuticos y acogida a cuantos acudían a su establecimiento en busca de las constantes terapéuticas para las diversas enfermedades.

Eloísa no fue sólo farmacéutica del barrio del “Porvenir”, fue consejera, hermana y madre de las congojas y penalidades que allí iban, porque en las farmacias la labor del titular se convierte en la segunda consulta médica que el enfermo necesita en una época donde la burocracia, la rapidez y los ordenadores que manejan los médicos, hacen olvidar la acogida, el cariño, el añorado humanismo que el doctor don Gregorio Marañón tanto predicaba en sus artículos, libros y conferencias. Por estas razones, Eloísa, cara al enfermo, y al entregarle los medicamentos, siempre tenía con ellos palabras de consuelo, explicación de las enfermedades diagnosticadas y cómo emplear los fármacos, que el enfermo tanto agradecía.

La farmacia que siempre visitaré” fue un comentario que oí referente a la labor altruista que Eloísa López Gómez ejercía al frente de su “botica”, donde todos los que la conocían la tenían como consejera de la salud y animadora caritativa para los que sufrían.

En la Santa Misa de la parroquia del Porvenir, aplicada a su alma y a su recuerdo imborrable, acudimos junto con innumerables vecinos, amigos y familiares, para pedir al Cristo de la Victoria y a Nuestra Señora de la Paz que la señora doña Eloísa López Gómez siguiera siendo nuestra consejera farmacéutica allí, más allá de las estrellas. A sus hijos, nietos, nueras, hermano, primos, sobrinos y amigos, nuestro recuerdo pensando en ella.

Don José Luis García-Junco, el entrañable abogado, su marido, hermano muy antiguo de El Gran Poder, le precedió en esta vida, y fueron días para ella de dolor, que ahora no son nada, al estar juntos de nuevo en la eterna bienaventuranza.

Francisco Ruiz de la Cuesta

Miembro de honor de la Asociación de Médicos escritores de España.

Redacción

Author: Redacción

Compartir esta Publicación en

1 Comment

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *