¿Por qué es importante la Responsabilidad Social corporativa?

Hace 25 años del concepto “globalización” se hacía una lectura en positivo. Con un optimismo que desde la perspectiva del tiempo transcurrido se nos muestra ahora casi infantil, se presuponía que favorecería tanto a países desarrollados como a países en vías de desarrollo; esas expectativas buenistas han quedado anuladas por el desequilibrio persistente y progresivo. Pero como siempre hay que aferrarse a la esperanza de que todo es susceptible de ser mejorado, dirijamos la atención a las empresas, (sobre todo las grandes) pues ellas tiene la posibilidad real de mejorar los derechos humanos, las formas de trabajo y empleo, la protección de la salud, las cuestiones medioambientales, la lucha contra el fraude y la corrupción y los intereses de los consumidores.

¿Qué NO es Responsabilidad social corporativa? No debemos confundir la Responsabilidad social corporativa (RSC) con acciones de patrocinio, mecenazgo, donaciones puntuales o estrategias de una corporación tendentes a un lavado puntual de imagen o de mejora de su reputación corporativa.

Tampoco puede asociarse al denominado marketing con causa, herramienta mediante la cual una empresa se compromete a colaborar con un proyecto social a cambio de beneficios de imagen y suponiendo una diferenciación de marca.

¿Qué SI es Responsabilidad social corporativa?

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es la forma de conducir los negocios de las empresas que se caracteriza por tener en cuenta los impactos que todos los aspectos de sus actividades generan sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

Implica el cumplimiento obligatorio de la legislación nacional e internacional en el ámbito social, laboral, medioambiental y de Derechos Humanos, así como cualquier otra acción voluntaria que la empresa quiera emprender para mejorar la calidad de vida de sus empleados, las comunidades en las que opera y de la sociedad en su conjunto.

¿Tienen todas las empresas la misma responsabilidad? El término RSC es un concepto muy amplio que debe adaptarse a cada situación particular. Hay cierta tendencia errónea a equiparar la RSC de todas las empresas, e incluso de cualquier organización. Son imprescindibles tres característica; la RSC ha de

• Estar vinculada a la actividad básica de la empresa.

• Tener una vocación de permanencia.

• Implicar un compromiso de la alta dirección.

La responsabilidad social a aplicar por las empresas variará en función de múltiples parámetros, entre otros el sector en el que desarrolle su actividad, el tamaño o las áreas geográficas en donde esté operando.

¿Hasta dónde alcanza la responsabilidad social de la empresa? Muchas de las empresas contemporáneas se han convertido en meros centros financieros y de diseño, teniendo subcontratado todo o gran parte del proceso de producción. La responsabilidad social de la empresa alcanza a toda su cadena de suministros.

¿Qué posición mantiene el sector empresarial en relación a la RSC? Una parte importante del sector empresarial afirma que la RSC es una herramienta reputacional, más allá de las disposiciones legales que aporta valor a la marca y que por lo tanto, debe de ser voluntaria.

Por norma general, las empresas no asumen la RSC como parte integrante de la estrategia de gestión de la empresa.

¿Qué son y qué función tienen los códigos de conducta? Son muchas las empresas que han optado por la fórmula de la autorregulación, a través de los denominados Códigos Éticos o de Conducta, para corregir los impactos negativos que genera el desarrollo de su actividad. Los Códigos de Conducta son normas dictadas, en la mayoría de los casos, de forma unilateral por parte de las empresas cuya aplicación no está sujeta a procesos de verificación externos. La duda es si este mecanismo es suficiente para corregir los defectos de mercado y la economía global.

¿Es necesaria una regulación en materia de RSC? Las medidas de autorregulación dictadas por la empresa son insuficientes. Por lo tanto, es necesario el establecimiento de reglas y mecanismos comunes para todos los actores.

Los 5 principios que rigen la RSC:

1. La RSC incluye el cumplimiento de la legislación nacional vigente y especialmente de las normas internacionales en vigor.

2. La RSC es de carácter global, es decir afecta a todas las áreas de negocio de la empresa y sus participadas, así como a todas las áreas geográficas en donde desarrollen su actividad y transversal por lo que afecta por tanto, a toda la cadena de valor necesaria para el desarrollo de la actividad, prestación del servicio o producción del bien.

3. La RSC comporta compromisos éticos objetivos que se convierten de esta manera en obligación para quien los contrae.

4. La RSC se manifiesta en los impactos que genera la actividad empresarial en los derechos humanos, formas de trabajo y empleo, protección de la salud, cuestiones medioambientales, lucha contra el fraude y la corrupción y los intereses de los consumidores

5. La RSC se orienta a la satisfacción e información de las expectativas y necesidades.

Este informe ha sido extractado de diversos estudios realizados por el Observatorio de Responsabilidad social corporativa.

Pilar Valero Silva

Author: Pilar Valero Silva

Compartir esta Publicación en

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *